lunes, 26 de septiembre de 2011

Gente del día a día

Cuando acaba el día, lo que todos deseamos es tener a alguien cerca. Guardar las distancias y fingir que no te preocupan los demás, no es más que una sarta de mentiras.

Elegimos a las personas que queremos que estén cerca; y cuando las hemos elegido, nos quedamos junto a ellas. Aunque les hagamos daño.

La gente que se queda contigo cuando el día llega a su fin, es la que merece la pena conservar. Aunque a veces cerca, es demasiado cerca. Sin embargo, a veces, la invasión de tu espacio personal es lo que necesitas.

2 habitantes han dejado su opinión:

Wholetrains dijo...

A veces, dos guantes y un saco funcionan mejor que una persona.

sam, una venusiana perdida en este mundo dijo...

Eso sólo funciona cuando andas cabreado y necesitas desestresarte XDD al menos en mi caso ;)

Publicar un comentario